Ya por el nombre su nombre tan peculiar es algo que nos atrae de forma inmediata: por esta razón es visitada por toda una serie de personas de manera anual. Empresas expertas en posicionamiento y tendencia, como
agenciaseosem.net y
http://www.posicionamientoseoweb.es aseguran que es una experiencia que se ha de  vivir, al menos, una vez en la vida.

Cuando hablamos de la ciudad perdida de Pekín nos estamos refiriendo a una ciudad dentro de la propia ciudad. Un hogar que desde siempre ha sido impenetrable al pertenecer a los importantes emperadores de las dinastías Qing y Ming.

Se la considera como la fortaleza de oro aportando toda una serie de actividades a realizar por parte de los diferentes turistas.

En este lugar podemos encontrar toda una serie de casas, templos, jardines, pasillos, esculturas, así como diferentes exposiciones que de alguna forma nos van narrando la vida que han tenido todos estos emperadores. Lo que nos llama la atención es que la ciudad está completamente amurallada por lo que es imposible poder divisar el interior desde las afueras.

Para poder entrar en ella tendremos que hacer mucha cola ya que es uno de los fenómenos turísticos por excelencia de la ciudad. Tiene un coste de unos 60 yuan (que en la equivalencia se queda en unos 6€) pero si eres jubilado o estudiante te costará la mitad. Además, antes de poder acceder al interior te dan la posibilidad de adquirir una audioguía(que también está en Español) para no perderte ni un detalle importante.

Nosotros te aconsejamos empezar tu visita por la Puerta de la Paz Celestial (que allí se conoce como Tian’anmmen). Sigue el recorrido en línea recta y luego ya te podrás perder por dónde quieras.