Cuando planeamos hacer obras en un museo que comparte emplazamiento con una comunidad, una de las dudas que nos vienen a la cabeza está relacionadas con la gran cantidad de trámites que tenemos que realizar. Uno de ellos es solicitar el permiso de la comunidad para comprobar si están conformes con la obra.

Esto tiene su sentido ya que el ruido y las molestias por escombros también van a afectar a los vecinos, por lo tanto, debe de ser puesto en su conocimiento y tendrán que aceptarlo.

Según la ley de propiedad horizontal, en el caso de que se produzca cualquier tipo de obra (tanto en el interior como en el exterior de un domicilio), se debe de informar al presidente de la comunidad.

Si nos preguntamos por aquellas obras en las que no hace falta que avisemos a la comunidad, nos encontramos todas aquellas donde no vaya a afectar a la seguridad del edificio o a la estética del edificio.

En el caso de que la reforma integral afecte a elementos comunes, la comunidad tiene un plazo de reclamación que puede llegar hasta los 15 años, por lo que hay que estar seguro exactamente de lo que se va a reformar.